CI Verde 2019-03-05T13:22:38-05:00

ZOOCRIADERO

La educación ignaciana promueve no sólo la excelencia a nivel académico, sino el compromiso con la sociedad. Tener espacios naturales en medio de la ciudad permite un ambiente de aprendizaje privilegiado, en donde los alumnos tienen un contacto diario con un ambiente escolar en el que se respetan principios ecologistas.

El proyecto empezó en el año 1985, al aceptar acoger a un venado que era mascota de un exalumno. La idea original del proyecto era tener un lugar que promoviera el cuidado de especies nativas en peligro de extinción.

En el año 2003, nuestro proyecto recibió el reconocimiento de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), quien nos otorgó el premio Creatividad Empresarial, en la categoría Cuidado del Medio Ambiente.

LAGUNAS DE OXIDACIÓN

Historia

En el año 1995 se decidió desarrollar un proyecto que solucione el problema del agua para el regado de jardines y campos deportivos, que además disminuyera los costos de mantenimiento de las 30 hectáreas de terreno del colegio. Desde ese entonces, nuestras lagunas de oxidación recolectan las aguas servidas de la zona, que son tratadas para ser utilizadas en el riego de áreas verdes.

Propósito

El principal logro es que los estudiantes aprenden, a través del ejemplo diario, que es posible convertir el desierto en bosque. Además de ahorrar agua potable a la comunidad, contribuimos a disminuir la cantidad de agua residual que va a nuestros mares.

LOMBRICULTURA

Historia

La lombricultura es una biotécnica que permite convertir restos biodegradables en abono. Si bien existen muchas formas de trabajarla, hemos optado por hacerlo teniendo como materia prima la maleza proveniente de nuestras áreas verdes; completando un ciclo natural y reutilizando aquello que otros considerarían “desperdicio”.

Propósito

Nuestros estudiantes crecen con un ejemplo muy claro ante sus ojos. La vida es un ciclo, todo regresa a la naturaleza y ella lo devuelve generosa, siempre que la respetemos. Esto lleva a los estudiantes a comprender su rol en la preservación del ecosistema.

FORESTACIÓN

Historia

Cuando el Colegio De la Inmaculada se trasladó a Santiago de Surco, la ladera del cerro colindante era una zona agreste, con cerros desnudos y poca vegetación. De este modo, inspirados en la milenaria andenería inca y aprovechando los movimientos de tierra realizados para construcciones cercanas, se consiguió el relleno de las áreas de menor declive con una alfombra de tierra fértil, que serviría para la construcción de plataformas en diversos niveles. La tierra apta para sembrío fue esparcida en las laderas y así, combinada con regado por aspersión y regado por goteo, fue cambiando la cara del árido cerro hacia un paisaje con vegetación.

Propósito

Hoy en día, los estudiantes gozan de ambientes donde florecen diversos árboles frutales como paltos, chirimoyos, naranjos y pecanos, así como higueras y olivos en los niveles más altos del cerro. Sin embargo lo más importante es brindar un pulmón a la ciudad y continuar enseñando con el ejemplo; tanto a los estudiantes del colegio como a la comunidad en general, que los cambios positivos sí son posibles.

HUERTOS DE LA INMACULADA

Los proyectos de lagunas de oxidación y forestación nos permiten cosechar una serie de frutos como naranjas, higos, pecanas, aceitunas, entre otros. Esto ha dado origen a nuestra marca conocida como “Huertos De la Inmaculada”, la misma que oferta productos seleccionados, frescos, naturales y a buen precio. “De la huerta a su mesa” es la frase publicitaria que acompaña la promoción y venta de estos productos.

Productos:

Aceite de oliva
Aceituna de botija
Mermelada de naranja o higo
Miel de abeja
Pecanas peladas
Higo deshidratado

Lugar y horario de venta:

Los productos de Huertos De la Inmaculada pueden ser adquiridos en el comedor y kiosco del colegio, de lunes a viernes de 9:30am a 4:00 pm y los domingos, en horario de la Misa del mediodía.